No pretendamos educar a nuestros Hijos como nos educaron nuestros Padres

Home / Artículos / No pretendamos educar a nuestros Hijos como nos educaron nuestros Padres

No pretendamos educar a nuestros Hijos como nos educaron nuestros Padres

No pretendamos educar a nuestros Hijos como nos educaron nuestros Padres

Jazmín López,
DECE Secundaria

Podrá parecer extraño el título de este artículo, pero la verdad es innegable, nosotros crecimos en una época totalmente diferente a la época en la que están creciendo nuestros hijos, la diferencia no solo es social, económica, cultural, tecnológica, educativa; es un cambio en los valores, en la esencia de lo que ahora queremos como familia y como sociedad. Si regresamos en el tiempo y recordamos cuando nosotros éramos pequeños o adolescentes entenderemos lo que estoy tratando de decir, y como ejemplo nos podemos remontar a nuestra propia historia.

Antes no teníamos internet para poder hacer las tareas o las investigaciones, los que teníamos la suerte de tener biblioteca en casa éramos afortunados y lo que no, teníamos que madrugar o después del colegio ir a la biblioteca a buscar la información para hacer la tarea, debíamos buscar el libro, leer, sacar copias, subrayar y hacer el resumen o lo que nos hayan pedido, esto significaba paciencia, constancia, tiempo y poner los cinco sentidos en lo que hacíamos para hacerlo bien y sacar una buena nota; y esto prácticamente lo hacíamos a diario.

A parte teníamos otras actividades extra escolares y también teníamos responsabilidades en casa, nuestro uniforme incluidos nuestros zapatos que por lo general eran dos pares los del diario y los deportivos debían estar impecables todo el año y si se llegaban a romper, directo al zapatero a ser reparados, no se diga si sacábamos malas notas.

Éramos los absolutos responsables de esas calificaciones, por eso nos esforzábamos tanto. Estos son solo unos pequeños ejemplos de las actividades que hacíamos nosotros, todo esto forjaba nuestro carácter, nos ayudaba a ser responsables de nuestras acciones, organizados, pacientes.

Ahora con el avance tecnológico muchas de esto se ha perdido, como dice Pilar Sordo en su libro “No quiero crecer” nuestros chicos son la generación “on-off” porque todo lo tienen a un clic de distancia, viven un mundo muy acelerado donde deben hacer mil cosas a la vez y tratar de ser los mejores en todo. No se diga al momento de escoger la carrera, antes si teníamos quince opciones era demasiado, hoy nuestros hijos se enfrentan a un mundo globalizado donde existen miles de opciones de donde solo pueden escoger una para determinar el resto de su futuro, por ello los valores como familia y sociedad han cambiado, hay un dicho japonés muy popular que dice así “Tarde o temprano la disciplina vencerá a la inteligencia” es decir es importante tener el talento, pero más importante es ser disciplinados para llegar al éxito.

Por ello ahora como padres tenemos una ardua labor, debemos prepararlos no solo para el futuro, sino para el presente, desde pequeños debemos darles todas las herramientas para enfrentar su diario vivir, enseñémosles a ser responsables, organizados, meticulosos, puntuales, tolerantes, honestos, leales, justos, libres, respetuosos y sobremanera disciplinados, esto permitirá que puedan alcanzar sus metas y cumplir sus sueños.

Y nunca olvidarnos que como dijo Confucio “Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío”.